-------------------------------------------------------------------------------- Subbéticamperos: 2015

Seguidores

martes, 14 de julio de 2015

Legitimos pobladores del sur

                           Hola a tod@s, aquí os dejo mi ultimo vídeo montaje, A cámara lenta podemos captar detalles que a simple vista no se ven, esto es una pequeña selección de imagenes conseguidas tras muchos días de campo, en ocasiones en compañía de mis compañeros de campeo David y Vicente y en muchas otras en compañía de mis coleguitas de aventuras Chico, Trufo y Rantamplan , para los que siempre tendré un huequito en mi escondite en mi memoria y en mi corazon¡¡                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
video

miércoles, 10 de junio de 2015

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)


En la comarca de la Subbética se pueden observar tres especies de ruiseñores, de las cuales dos son de la misma familia y el mismo género y una tercera especie, que en este caso es el Ruiseñor bastardo  y que no tiene parentesco con ellos, siendo el único con un estatus de residente.
El Ruiseñor común que es del que en esta entrada hablamos nos visita en verano para reproducirse en nuestra tierra, muy diferente es el Ruiseñor pechiazul que simplemente se observa de paso postnupcial y cuando ya regresa de sus territorios de cría en busca de la invernada en el continente africano.
Aunque ha simple vista no lo relacionemos con los túrdidos, es uno de ellos, relacionado con zorzales, collalbas, roqueros, todos estos con características similares ojos negros abultados y con una vista muy audaz, ademas con cantos muy potentes y sonoros.
Quizás es el que posee la voz más sonora, de ahí el Pavarotti de los sotos como lo denominamos, aunque no la más melodiosa porque tiene grandes competidores como los Turdus y entre ellos al Mirlo común que posee uno de los cantos más melódicos de nuestra tierra.
Un comportamiento único en la avifauna de nuestra tierra es el incesante cantar de día y de noche de esta especie que desde que llega de tierras africanas, canta sin cesar para marcar su territorio, bajando de continuidad e intensidad conforme se haya cumplido su reproducción, aunque sobre este comportamiento hay muchas hipótesis.
No existe dimorfismo sexual aunque si se diferencian los jóvenes y los individuos de 1º invierno, estos últimos si los observar en la mano, es un ave esquiva para poderla fotografiar, pero cuando estas horas observándolos en el comportamiento si que es fácil distinguir la hembra del macho y sobre todo cuando están cebando a los pollos.
Normalmente el macho no ceba y se come lo capturado tan tranquilamente para seguir cantando en su posadero, sin embrago la hembra es todo lo contrario más nerviosa y activa y menos confiada porque no para de cazar y cebar a los pollos.


sábado, 30 de mayo de 2015

Agateador común (Certhia brachydactyla)


Esta especie tan común en nuestros lares y de carácter sedentario tiene un tamaño muy pequeño comparado con sus vecinos los Picos o sea pájaros carpinteros de hábitos similares en cuanto a su nicho ecológico o sea los arboles.
Estos mismos árboles que escudriña verticalmente o lateralmente con una facilidad pasmosa, ya sean álamos, encinas, olivos, pinos, etc,  y que dan lugar a que se encuentre en infinidad de hábitat, y que explora sin cesar en una actividad frenética normalmente en busca de alimento, marcando territorio o buscando lugares ideales para anidar, cosa que hace la gran mayoría de las especies incluidos nosotros los humanos.
Esta pequeña ave posee unas características en su fisionomía muy particulares y muy bien adaptadas con una evolución muy específica para la explotación de sobre todo troncos y ramas, hablando de sus particularidades se puede hacer hincapié en su pico que llama la atención por su forma curva y fina y su tamaño respecto a la cabeza y cuerpo, dando lugar a un especialista en la busca de alimento en las pequeñas grietas que tienen la corteza de los arboles y así convertirse en un protector de estos en cuanto a plagas se refiere.


Su plumaje y su pequeño tamaño es una auténtica maravilla de la evolución con un mimetismo que le hace pasar desapercibido ante la mirada de cualquier depredador e incluso para su observación, aunque su canto lo delata siendo muy particular y así hacer fácil su localización y observación para los amantes de las aves. 
La cola también la tiene muy bien adaptada en forma y tamaño dándole también una mayor facilidad a la hora de desplazarse con una estabilidad mayor.

martes, 24 de febrero de 2015

Alcaudón real (Lanius excubitor meridionalis)


Es sorprendente que a los que nos gusta observar y fotografiar la naturaleza,  y en este caso a las aves, y a las que dedicamos bastante tiempo de observación, nos impacte todavía escenas de la vida cotidiana de estas, como por ejemplo el celo del Búho real cuando el macho está llamando a la hembra con su cola levantada y su espectacular garganta blanca, y que desde lejos de la impresión de estar viendo una gallina en lo alto de un posadero, pero más aún es cuando a esta llamada responde la hembra y se presta a la copulación. Estas y otras muchas son escenas que son dificiles de observar y aún mas de captar, por eso la gran mayoría de las tomas que están hechas en la naturaleza con vida salvaje en cierto modo están programadas por que sino serían complicadas de captar incluso dedicándoles meses o años. 
Con todo esto lo queremos decir es lo que nos paso con este Alcaudón real, estando realizando fotos en un comedero donde se suelen ver distintas especies atraídas por el agua y la comida que nosotros proporcionamos, es dar un ejemplo claro de la cadena trófica donde las aves insectívoras, frugívoras o granívoras explotan sus recursos como insectos, frutos, granos, etc y las aves que están en un nivel por encima las carnívoras que en este caso cazan y capturan entre unos de sus recursos a estas aves y en este caso particular a un Acentor común, el cual se observa en la fotografía.
El relato de esta imagen del Alcaudón real y el Acentor común es muy particular y a la misma vez triste por la muerte de uno de ellos pero así es nuestra madre la naturaleza crear y destruir materia, ya que estando a la espera en el escondite o hide donde la visibilidad se reduce mucho, pero no el oído por el cual muchas veces hay que guiarse, me resulto raro cuando en un momento los pinzones y los carboneros estaban muy excitados con un reclamo muy continuo como cuando avisan de algún peligro, pero mi sorpresa fue cuando mirando por uno de los visuales del hide, observe entre la espesura de un espino a este individuo despedazando y ya sin cabeza a la pobre víctima, mi reacción al poder observar la escena pero no captarla por lo entramado del lugar, fue salir del hide espantar al Alcaudón y coger al Acentor ya muerto y colocarlo en lo alto de un posadero donde no pasados ni diez minutos su captor vino a recogerlo para llevárselo a su despensero.
Una de las costumbres de esta especie es utilizar un arbusto que puede ser un majuelo o un espino donde la utiliza de despensero y con la ayuda de sus pinchudas ramas ayudarse con ellas para así despedazar a sus víctimas ya que los Alcaudones si poseen un poco ganchudo pero no demasiado fuerte y aún menos las patas, aunque si poseen un cuerpo robusto, pero sorprende que esta ave con ese tamaño pueda capturar pequeños pájaros y roedores.
Esta especie tiene una fama que tampoco se la merece porque cualquier depredador la merece, lo que pasa que a estos al ser tan pequeños en tamaño y al capturar presas que aparentemente no estarían a su alcance pero con la ayuda de algunos recursos que están a su alcance para despiezar sus presas de ahí su seudónimo de Carnicero.

jueves, 15 de enero de 2015

Carraca ( Coracias garrulus)


Esta ave africana que nos visita en verano es junto al Abejaruco, un ave de las mas espectaculares en cuanto a su plumaje se refiere, con un colorido que te lleva a pensar más en un ave exótica que en una de la Península Ibérica y más concretamente en una especie más relacionada con hábitat desprovistos de vegetación que una propia de foresta, como ocurre aquí en el Sur de Córdoba. Como en muchas especies el nombre vulgar de las aves hace referencia a un rasgo muy concreto ya sea físico, de comportamiento o en este caso relacionado con su reclamo, la Carraca hace propio su nombre debido al gran parecido que tiene con el sonido que hace al tocarlo el instrumento musical de percusión llamado igualmente.
En esta especie el dismorfismo sexual no esta muy acentuado aunque se pueden diferenciar machos y hembras, y juveniles.


El comportamiento de esta especie es singular en su reproducción desde que empieza a marcar su territorio dando pasadas en vuelo carraqueando y también cuando esta posada, es una especie que normalmente cuando esta incubando el macho es el que se encarga de buscar el alimento y cuando hay pollos los dos se implican en la captura de presas en campo abierto oteando sobre un posadero o en vuelo. Es territorial y gregaria.
Es una especie con unas características en cuanto a fisionomía se refiere con similitud a la familia de las rapaces, ya que posee un cuerpo robusto, pico fuerte y unas pastas cortas, rugosas que dan aspecto de ser rudas, todo esto le da la oportunidad de cazar de insectos como saltamontes, abejorros, micromámiferos y pequeños reptiles, etc.